La evaluación de riesgos

Debido a la clasificación del humo de soldadura como sustancia peligrosa, se debe realizar una evaluación de los riesgos. Esta se lleva a cabo en cinco sencillos pasos:

1. Composición del humo de soldadura, influida por:

  • material de base
  • revestimientos
  • material de aportación y
  • gases del proceso.

2. Determinación de las propiedades nocivas para la salud de los componentes del humo de soldadura:

  • sustancias nocivas para las vías respiratorias y los pulmones (por ejemplo, óxidos férricos, óxido de aluminio)
  • sustancias tóxicas o tóxico-irritantes (por ejemplo, óxido de manganeso, óxido de cobre, óxido de zinc)
  • sustancias cancerígenas (por ejemplo, compuestos de cromo (VI), óxido de níquel)

3. Determinación de la clase de riesgo en dependencia del proceso.

4. Determinación de las condiciones de trabajo

  • condiciones espaciales
  • posición de la cabeza y el cuerpo en una postura forzada
  • duración de la soldadura

 

5. Teniendo en cuenta la clase de riesgo (paso 3) y las condiciones de trabajo (paso 4), se lleva a cabo la evaluación
    completa del riesgo:

  • El riesgo puede aumentar, por ejemplo, debido a un tiempo de soldadura largo y/o una postura forzada
  • Por el contrario, las soldaduras de corta duración o al aire libre pueden reducir el riesgo.

 


>> 1. Vista General
>> 3. Medidas de Contenido
>> 4. Eficacia y Revison y limite de polvo en general